domingo, 31 de julio de 2011

La red - Patricia Nasello


Telaraña by idlphoto

Sólo una niña se encuentra en el amplio salón. Calza zapatillas de baile y su mano derecha descansa en la barra.
—Más ensayo —fue la orden.
La mano se crispa y aprieta.
Una corriente de aire circula por el viejo teatro, la niña se estremece y pasea la vista como si el frío fuese una presencia a quien pudiera rogarle piedad.
Ve una mosca, pende de un hilo más delicado que un cabello. Ve como el aire impulsa al insecto que gira, según parece, incansablemente.

El regalo – Esteban Moscarda


Chucky, el muñeco maldito, asesinó a San Martín. Fue enviado como presente por Simón Bolívar, luego del famoso encuentro entre ambos acontecido en Guayaquil. Cuando nuestro prócer abrió el paquete, el muñeco emergió con su cara de cicatrices y un facón pampeano. San Martín no se inmutó. Pero cuando el juguete infernal estaba a punto de clavarle la muerte, el general dijo: —serás lo que debas ser sino no serás nada.
A lo que Chucky respondió: —entonces seré el muñeco que lo asesinará. Nada personal, sigo órdenes de mi amo. Pero no se preocupe: él me dijo que se encargará muy bien del continente.
Y le clavó el facón en medio del pecho.

Segundas partes - Rogelio Ramos Signes


Estuve llamándolo toda la tarde, sin demasiada suerte, a través de lo que parecía una gran cortina de flecos: “¡Jonás. Jonás!”.
Ya estaba oscureciendo, cuando una vocecita me contestó desde muy adentro: “Ya salgo. Espéreme un ratito.” Y esperé.
Quien apareció no fue Jonás, fue Pinocho, con un olor insoportable y la nariz no tan larga como me hubiese imaginado.
Desilusionado, pero no por eso vencido, seguí insistiendo hasta bastante entrada la noche: “¡Jonás. Jonás!”
Sólo espero que no aparezca Mandrake, o Simbad el Marino. Esto de las reescrituras me tiene un poco cansado.

El sexo del caballo de Troya - Esteban Moscarda & Sergio Gaut vel Hartman


Scharnold Warzenegger, un avatar de Cronos, devoraba a sus hijos al nacer. Quería eliminar las evidencias de sus aventuras con mucamas, niñeras, cocineras y amas de llaves. Pero lo que no sabía es que todo eso formaba parte de un plan destinado a infiltrar a los hijos de esas valientes proletarias en el mundo de los conservadores y reaccionarios magnates y formar la Quinta Columna de la Total y Definitiva Revolución Socialista. Finalmente, Zeus Sottozzotani, hijo de una doméstica de Crinotto Maiore, cerca de Sorrento, logró eludir la voracidad del titán, resucitó a sus hermanos y cumplió con el sueño de Marx, Engels y Helga, la sirvienta de la que ambos abusaban.

Esteban Moscarda
Sergio Gaut vel Hartman

La vida tiene un precio - Isabel Mª González


Quiso ser humano: aprendió a mentir. No tardó en darse cuenta de que sería el único que no podría permitirse el lujo de hacerlo sin ser descubierto. Era tan difícil no mentir nunca, si incluso tenía que mentirse a sí mismo para poder seguir viviendo. Hoy, apesadumbrado, observa como su nariz se pierde en el horizonte sin que pueda hacer nada por evitarlo. Allí se le pone el sol, allí le sale la luna, y allí se queda dormido soñando despertares de maderas finas.

sábado, 30 de julio de 2011

La historia oficial – Guillermo Vidal


Todo lo que se podía observar por las ventanas no era real, así le informaron oficialmente cuando cumplió los doce años, aunque ya lo sabía por los comentarios de sus compañeros, ni los árboles, ni el cielo azul, ni los pájaros que tanto le gustaban, nada existía. Eran animaciones en voxeles, afuera no había otra cosa que una densa y oscura niebla y solo se adivinaba las siluetas difusas de otras torres vecinas. Vivían a casi cinco mil metros de altura del nivel de la superficie y tenían más pisos por encima de ellos.
—¿Qué hay abajo? —preguntó.
—Nadie ha bajado más allá de los novecientos metros desde hace mucho tiempo, las sondas que se enviaron no regresan ni envían datos, no parece que nada pueda sobrevivir en ese ambiente hostil.
—¿Pero los montículos?
—Son formaciones naturales.
—¿Y los nativos?
—Plantas que por efecto del viento y la luz parecen moverse y tener aspecto humanoide.
Su padre, que hasta el momento había permanecido en silencio, intervino—Cuando llegamos al tercer planeta no encontramos ciudades, ni seres inteligentes, apenas una atmosfera irrespirable. Por eso construimos las torres. No creas lo que inventan los fanáticos, no somos invasores. No hubiéramos puesto ni una de nuestras tres extremidades inferiores en este mundo de haber una especie desarrollada.

Sobre el autor: Guillermo Vidal

La resistencia – Héctor Ranea


Sellé lo mejor que pude mi vivienda. Resistió bastante bien por varios años, pero después cayó cerca un ave que llamé, a falta de otros nombres, Simurg.
Como era un animal inmenso, estuvo mucho tiempo sin que lo pudiéramos mover, ya que carecíamos de maquinarias para hacerlo. Siendo que cayó durante la estación fría, no tuvimos demasiados problemas al comienzo del proceso.
De todos lados llegaban los M’ksai para llevarse trozos de esa bestia. Traté de preguntarles de buenos modos cómo se llamaba el ser, pero no les caía simpáticos, de modo que amenazaban y gritaban algo así como: ¡Glahor! Que podría haber sido una maldición en su lengua. Pronto, la llegada de las estaciones húmeda y cálida puso el asunto mucho más terrible.
En el principio fue el olor. Insostenible. Algo que no me explico cómo soporté, si no fuera porque llegué hasta acá para quedarme, claro.
Tuve que construir varias capas de filtros moleculares, pero al olor siguieron los Bejerros, animales sin inteligencia alguna, puro instinto de alimentación, que empezaron a comer el Simurg, pero luego sus sensores los acercaron a mi vivienda. Por suerte, los destructores químicos más primitivos eran más que suficientes para contenerlos y disuadirlos, si se puede usar esta palabra con estos bichos.
Los mantenía a raya mejor que al olor, al que sólo los mejores productos podían filtrar y eso con limitaciones, pues había un raro cambio de olores a medida que pasaba el tiempo, las estaciones, el día y la noche. Parecía, de hecho, que la bestia estaba viva y exhalaba sus vapores de modo que toda la fauna aparecía por épocas, por horas del día o la noche. Fue horrible. Evidentemente, los gusanos de Bejerros tenían, a su vez, predadores bastante complicados, los nativos los llamaban Jez y comían miles por día cada uno, pero siempre había más gusanos. Así andaban las cosas, más o menos con cierto equilibrio ecológico me mantenía.
Hasta que todo se complicó. De hecho, un Jez quedó atrapado en el sistema de ventilación, en una parte inaccesible para los equipos de limpieza, incluidos los semovientes. A los cuatro o cinco días los Bejerros querían comer al Jez, por lo que se metieron por el agujero inadvertidamente. A partir de entonces empecé a tenerlos en la vivienda.
Fue una lucha desigual, perdí varios semovientes del equipo. Eran demasiados. En un intento desesperado resolví una cuestión energética y desarrollé un arma eficacísima, con la cual por cada apretón liquidaba todo Bejerro que apareciese en su mira o cerca. Este sistema era interesante porque, mientras ardían, los Bejerros emitían gases con efectos de repelente para varios animales y, en particular, eliminaban a sus propios gusanos, aparte de ser bastante neutralizador del olor nauseabundo del Simurg muerto. Las cosas no podían andar mejor. El problema para desarrollar esa arma había sido el consumo de energía, que por entonces se consideraba prácticamente inagotable aunque difícil de obtener.
Un hecho fortuito cambió todo el equilibrio del sistema. De algún modo que resulta aún poco claro, y que podría conjeturar que fue un impacto de una enana blanca invisible desde la posición de mi telescopio, por efectos en el planeta que no voy a detallar acá, el helio interrumpió la combustión del hidrógeno, se cortó bruscamente la fusión nuclear en la estrella y hubo un cambio en ella, pequeño pero aún así mucho mayor que el aletear de las alas de una mariposa, de modo que se me cerró en forma paulatina, después de ese incidente, la fuente supuestamente perpetua de energía.
Hube de arreglármelas con esas armas en modo manual, lo que significaba que debía ponerme de vigilante en los lugares que había descubierto como vulnerables a la entrada de los Bejerros y dispararles únicamente cuando estaba seguro de no fallar.
Lentamente, los M’ksai, que sabían que era yo quien había traído esas calamidades, desarrollaron medidas más inteligentes para lidiar con la ecología del Simurg. Para mí el sistema de estos seres era incomprensible, pero funcionaba dejando a los animalejos siempre a tiro de mi arma.
Paulatinamente, los Bejerros comenzaron a actuar de modo extraño. Lograban entrar a la casa en un estado que yo no comprendía si era de deshidratación o de envenenamiento y eran fáciles presas para mis armas aun cada vez más débiles. Y sin embargo, algo hay en esos bichos que los hace diferente a como eran antes. Temo aún escribirlo, pero pareciera que piensan. Por las dudas, programé a los semovientes para dispararles, cosa que hacen con éxito, pero deben controlar el disparo para ahorrar energía, lo que hace que a veces tenga hasta veinte Bejerros dándome vueltas. Creo que me observan, me estudian, a mí y mis semovientes, aunque les queda mucho para superarnos. Malicio que los M’ksai lograron hacerlos más débiles pero en la mutación produjeron bichos con algo de inteligencia.
Hace dos segundos tuve uno al alcance de mi mano. Parecía dulce, suave, pequeño, con un vello que daría gusto acariciar. Sus ojos me recordaron los de las gacelas, pero también sabía que son máquinas de devorar cualquier tipo de carne, incluso la mía. Ese Bejerro pareció estudiar lo que estaba escribiendo. Tal vez él mismo, a su modo, estuvo analizando cómo llegar a transmitir a los demás un pensamiento.
Sé que cuando lo haga estaré perdido, de modo que alcé mi arma con cuidado y disparé. El Bejerro no logró esquivar el proyectil que le dio muerte pero oí por primera vez un sonido complejo en el momento antes de su muerte.
Ahora mismo son dos los Bejerros que me indagan. Sé que estoy perdido. Y fuera escucho por primera vez un grito de alegría de los M’ksai.

Acerca de Héctor Ranea

jueves, 28 de julio de 2011

La grieta - Marcelo Parra


A las nueve apagan las luces de los cuartos en el pabellón de seguridad para enfermos mentales. Siempre a la misma hora, desde hace muchos años.
Con una lámpara diminuta que un amigo me trajo, leo por cuarta vez alguno de los libros que tengo acomodados en una pequeña repisa sobre el catre. Más tarde, horas mudas comienzan a caer lentamente sobre mi insomnio.
Serán las tres de la mañana cuando me levanto a tomar un vaso de agua.
Entonces la veo.
Sobre la pared, junto a mi cama, una grieta de unos treinta centímetros de ancho y un metro de alto, justo sobre el piso. Incrédulo, con la mínima luz de la lámpara, comienzo a palpar azorado los bordes, registro los alrededores en la pared. El resto es sólido.
Solo la grieta, muda, imposible.
Me siento en la cama a mirarla, sin saber qué hacer. Acerco una silla, la tapo con ropa, pero sus bordes irregulares asoman a los costados. Temo las represalias de los enfermeros cuando la vean. Esto es como una prisión: difícil explicar nada, tanto más lo inexplicable, lenguaje mudo de la locura.
A las siete, como siempre, se presenta el gordo Ordóñez, para revista del cuarto.
-Esto es un asco. Me limpiás todo para la tarde, López.
Nada más.
Aprensivo, lo veo seguir su rutina. El paso cansino marca la letanía triste del despertar.
La grieta sigue ahí, limpia, profunda. Increíble que no la haya visto.
Durante el resto del día no me animo a acercarme. El corredor externo es transitado por pacientes y enfermeros a todas horas. Solo sentarme frente a ella, a mirarla, calculando, en una suerte de investigación invertida, qué significa aquella abertura.
El día pasa lentamente. Aseo mi cubículo, más ropa tapa la hendidura. Es sospechoso. Por la tarde vuelve Ordóñez. La mirada recorre la cama, la pared. Se fija por un momento en la pila de ropa colgada en la silla. Me mira, no dice nada, se va.
Por fin llegan las nueve, apagan las luces. Espero en silencio varias horas. Usando una linterna que me conseguí, puedo alumbrar la grieta. La luz, esta vez permite ver el interior. Entonces, apenas iluminada por el suave resplandor, la veo: mi bicicleta verde.
Algo del orden de lo siniestro se cuela insidioso en mi conciencia. Retrocedo lentamente hasta el camastro. Vuelvo pocos minutos después, allí está.
Me la regaló mi abuelo para mi cumpleaños de once. Tal vez para mitigar mi tristeza por la muerte de mis padres, un año atrás. Verde, brillante, con manubrio cromado. Rodado veinticuatro. Llena de calcomanías. Sin los guardabarros, que le había quitado para poder frenar con la zapatilla directamente en la rueda. Allí está, apoyada sobre la pared. Aún en la oscuridad, veo brillar la bocina, que es de esos timbres redondos, antiguos, de metal. Brilla, brilla, brilla. No puedo sacarle los ojos de encima.
Algo en ese timbre cierra una historia, o abre otra.
En mi muñeca, las tres y veinte de la madrugada. El ancho de la rendija es mínimo. Sin embargo después de un esfuerzo, logro pasar.
Monto la bicicleta, pedaleo a toda velocidad. Me he retrasado a la salida del colegio; la abuela se va a preocupar. Entro al jardín, toco la bocina fuerte, muy fuerte, para avisar que llegué, para que sepan que llegué. Cuando entro a la cocina, el abuelo retrocede violentamente. En su mano un cuchillo. Veo a la abuela arrinconada contra la pared, las manos temblorosas le envuelven la cabeza, sus ojos suplican. El abuelo, haciéndome a un lado sale de la casa. Arroja el puñal.
Para no matarla otra vez.
Lo veo desaparecer en el corredor. Mi abuela en un espasmo de llanto, me mira irme tras él, que desaparece en la calle. Inútil alcanzarlo, inútil intentar explicarle que su redención implica la mía. Que en su destino, y en el mío, se abre una grieta en la pared de nuestras prisiones. Un resquicio de luz en la raíz de las sombras.
Pasan las horas y la rutina del hospicio del cual estoy ausente. Cada vez más ausente, ya que comienzo a entender porqué estoy dejando la bicicleta verde en el parque del Hospital.
Trabajo aquí, como médico a cargo del pabellón psiquiátrico. Recorro la lúgubre sala conversando con los muchachos. Con todos los muchachos, menos con uno, al que ya casi nadie recuerda. Su cama está vacía, dicen que fugó de su prisión por una grieta.

Angustia de una espera – José Antonio Parisi


En la penumbra del cuarto, Martha iba y venía contorneando la cama, pausadamente. Embutidas en unas botas de napa negra, las piernas de maceta pronunciaban sus pasos en el crujido acompasado del piso de pino tea. Parado a la cabecera, el médico sostenía el brazo de la anciana tía moribunda y le controlaba el pulso. Cuidadoso, entró un primo de Martha y, con él, el susurro de una discusión caliente entre tres o cuatro personas. Las manos cruzadas en los riñones, el hombre se respaldó en la puerta que había cerrado. Ella detuvo su andar, ni una palabra; los dos guardaron la conducta tensa y recelosa de los pasajeros de un ascensor.
El médico acomodó aquel brazo junto al cuerpo y revisó las pupilas.
—Ya está… —dijo.
Martha reinició su sobrevuelo de buitre, ahora alrededor del cadáver; el primo a sus espaldas.
—Avisale al escribano —le dijo mirándolo de reojo por el espejo de la cómoda—. Que esta misma tarde nos lea ese puto testamento.

El almuerzo – Gabriela Baade


Inés preparaba las comidas en secuencia. Lunes: pascualina, asado al horno y ensalada de frutas. Martes: tomate relleno, milanesas con puré y duraznos en almíbar. Y así cada día de la semana tenía una entrada, un plato principal y un postre (manías de fina que tenía).
Si alguno de sus hijos no comía algo de la lista estipulada significaba que no tenía hambre, ella no admitía otro tipo de explicación y, hasta que no se lo comiera, no podía pasar al plato siguiente.
Se sucedieron diferentes situaciones de hambruna. Mientras los otros hermanos, en la misma mesa, tomaban la leche, el que “no tenía hambre” se devoraba lo del almuerzo casi desfalleciendo, con tanto asco que después ni podía comer las tostadas por las cuáles había cedido a la inmundicia.
Un lunes, como plato de entrada llegó la pascualina de acelga.
—No me gusta —dijo Mateo, aún sabiendo que después venía el asado al horno con papas doradas.
—Entonces —dijo Inés con la voz impostada—, no tenés hambre —y sirvió otra porción en el plato de Facundo.
Mateo tenía hambre, y comía un pedacito mínimo de pascualina seguidos de unos tragos de agua. Osvaldo, el padre, se hartó y puso, ante el estupor de los chicos, la porción de pascualina adentro del vaso de agua. Los pedacitos verdes de acelga flotaban entre las migas deshechas masa mojada. Una asquerosidad. Los pibes temblaron, pensando que Mateo se iba a tener que comer eso. Bueno, no lo comió. Tampoco comió nada hasta la noche claro, si no tenía hambre. El primer plato de la cena, pascualina de acelga.
Otro día llegaron del colegio corriendo, pensando en las milanesas, pero toda la casa estaba inundada de olor a caca, los chicos muertos de hambre. Les sirvieron lo del olor a caca en un plato: coliflor.
—No me gusta —dijo Facundo
—¿Cómo sabés si nunca lo probaste? —Inés revoleaba la cuchara y miguitas de coliflor salpicaron el mantel.
—Tiene olor a caca —Facundo se tapó la nariz.
—Probalo, si no lo comés es porque no tenés hambre —concluyó sui mamá.
Facundo y sus hermanos ya sabían como seguía la historia.
Rojo de bronca, asco y humillación, se comió toda la coliflor en un segundo.
Todos lo miraban, sus hermanos también lo miraban, ellos iban a tener que comerla.
En un instante de gloria, Facundo vomitó la coliflor en el plato. La crema blanca se acomodó perfecta, sin rebalsar, sin que una sola gota del vómito coliflorero manchara la mesa.
Todos quedaron petrificados, sus hermanos no se animaron a reír.
—Te dije que no me gustaba —dijo orgulloso Facundo.
Nadie pudo comer coliflor. Inés furiosa no pudo decir nada.
Por supuesto, Facundo tuvo que tragar muchas otras cosas durante su vida, pero esa es otra historia.

Feliz en tu día – Héctor Ranea


A la memoria del gran Macedonio Fernández

Quise ir a tu cumpleaños. Juro que sí. ¡Eso digo cuando me equivoco! Cuando no me equivoco ni yo sé cómo soy, porque siempre me equivoco. Una vez tomé el 127 para ir a Guardia Mitre, Estación Pacheco y el colectivero me dijo que no pasaba por ahí, entonces subí y por supuesto, me bajé cuando quería llegar pero era tan lejos que me olvidé adónde iba. Una señora me dio medio boleto para tomar el subte, cosa que hice y aparecí en el Hipódromo de San Isidro, pero justo cuando llegaban los caballos y me pasaron finito finito. El subte era incómodo porque uno tenía que cavarse el túnel, ¿no? Desde entonces vivo equivocándome pero con más método, sobre todo desde que no volví a Buenos Aires, que es un lío. Acá en la selva es más lindo. Llueve todo el día, no tengo que salir, así que no tomo más el bondi equivocado, aunque a veces pasa un interno de la 518 troncal de La Plata que me pregunta si quiero ir, ¡pero si será tarado! No sé las veces que le dije que sólo salgo para ir a algún lado donde me hagan la comida que necesito. Y siempre termino equivocándome. Decí que soy vegetariano, que si no, pensaría que me caen mal las papas fritas.
Y por eso, cuando la mongolfiera que iba para el lado de tu barrio me dijo que me tirara, me tiré, pero sin paracaídas y ella había calculado que sí lo tenía, confusiones aparte, caí fuera del área de influencia de tu cumpleaños, en una sastrería mortuoria que regentea un señor bastante interesante que me dio permiso para salir de noche si le traía un poco de panchos al vapor, cosa que hice y así me escapé, pero no fui para tu casa porque sé que no te gusta festejar los cumpleaños sola y estás medio medio, que en Uruguay es medio de champán y medio de vermú o algo así. Y para mí es muy dulce así que me pedí un campari con soda, milanesas con ensalada y fui a ver una película robada a la casa de un amigo a quien se la robaron, así que nos contamos la película más o menos como la recordamos. Mejor así y no recordarte tu cumpleaños, ¿no es cierto? La verdad que no sé. Porque me equivoco siempre.
Acerca de Héctor Ranea

miércoles, 27 de julio de 2011

Buena noticia - Anna Rossell


El Consejo estaba reunido para escuchar con mística atención el informe del jefe de la expedición:
“Procrean por estímulo de cálidos vínculos emocionales, su cuerpo es un amasijo de huesos, nervios, músculos y cartílagos, su color es más o menos pálido o de ébano, han desarrollado una tecnología de rápido crecimiento que les hace pasar horas ante pantallas pobladas de iconos –por ello se sienten como Dios, son arrogantes, pero no se respetan lo más mínimo-: a menudo viven en condiciones pésimas y sórdidas, tratan a su entorno de modo bárbaro, sus ríos son pestíferos, sus cáusticas ciudades están cubiertas de una densa película de niebla y compensan su maltrato con parques temáticos, legan a sus vástagos esta tendencia evolutiva, que llaman “progreso”. La previsión era válida: no hay nada que temer; su civilización se autodestruirá en breve. Nunca alcanzarán nuestro planeta.”

Con la fidelidad de una sombra - Fernando Puga


La sigo, como siempre. Mis pies descalzos, en sus huellas. Va hacia la cornisa. ¿Saltará? Acaso mis ojos ardientes en su espalda le hagan volver la vista atrás. El estruendo al golpear contra las rocas se pierde entre las olas. Me desvanezco. Fría, esa mujer ingrata me abandona a mi suerte.

Linda manito - Silvia Alejandra García


Qué linda manito que tengo yo. Mi gato la trajo del baldío de enfrente. Se parece mucho a las manos de mi abuela, la que vivía con nosotros. Pero hace unos días, mientras mi papá que estaba solo con ella se acostó a dormir la siesta, mi abuela se escapó a la calle y se perdió. Como tiene Alzheimer…

El usurpador – Nedda González Núñez


Es noche cerrada. El hombre bajo la lluvia esconde su cara que es apenas una sombra inmóvil, entre el cuello subido y el ala del sombrero.
Cuando paso a su lado un hálito frío roza mi nuca, y empiezo a sentir sus pasos rápidos detrás de mí.
Lleno de un espanto tal vez irracional, trato de adelantarme aunque presiento que es inútil. Y es así; en un minuto estoy acorralado.
Giro y ahogo un grito, al ver que el hombre no tiene facciones. Pero mi silencio, no es bien recompensado.
Unos dedos como garras me destrozan las vísceras lentamente, mientras su rostro, que se va transformando en mi propio rostro, va develándose al compás de mi agonía.

martes, 26 de julio de 2011

El amor no sabe de números - Xavier Blanco


Se reencontraron. Su relación era una nube de puntos dispersa en un eje de coordenadas imposible. El último día ella encontró la solución, a todos sus problemas: “te quiero, eres un loco fantástico, pero no puedo seguir tus locuras…”. Silencio. Sus vidas, dos líneas asintóticas que no convergían en ningún lugar del plano. Sólo el destino, caprichoso, había permitido alguna intersección. Él mantuvo la tesis que la realidad siempre es compleja, poliédrica, como una igualdad con demasiadas incógnitas; que el amor es una matriz de doble entrada, de ésas que se utilizan para resolver un sistema de ecuaciones simultáneas. Le apuntó que los sentimientos también son abstractos, que pueden sumarse y multiplicarse, que dependen de varios parámetros. Pero el silencio no sabe de números; es un círculo maldito que nunca consigues cuadrar. En ese momento, cuando los decibelios de la mudez son insoportables, te preguntas: ¿por qué la felicidad es una línea tangente a la vida, un trazo oblicuo que siempre te roza pero nunca converge en tu perímetro? También le señaló que él sólo deseaba llenar su espacio geométrico, ser la bisectriz de su corazón, su circunferencia. Ella le acarició la cara y besó sus labios; le susurró que tendía a él, que era su derivada, su número neperiano preferido, su algoritmo. Le formuló que el recuerdo podía llegar a ser infinito, y el olvido sólo era un cero a la izquierda. Antes de marchar se miraron: la ternura y el cariño elevados a la máxima potencia. Hace tiempo que no se ven, él se siente conjunto vacío. Los dos saben que el futuro es la mayor de las incógnitas. Cosas del amor.

Tomado del blog: Caleidoscopio http://xavierblanco.blogspot.com

Lo último en el futbol de primera – Guillermo Vidal


—Lo mío fue inocente, activé el escudo de protección personal y grité el gol de mi equipo en la tribuna repleta de fanáticos del equipo rival, era un gusto que me quería dar. La multitud giró la cabeza como una sola y se abalanzó sobre mí a un solo alarido, eso fue todo.
—Excepto que murieron aplastados en la avalancha cincuenta y dos hinchas.
—Sí, la furia asesina se contagió sin control y todos y cada uno querían golpearme, pero el escudo aguantó, lo probé con una locomotora en un paso nivel, me hizo rebotar como una pelota y fui a dar a la avenida donde me golpeó un camión con acoplado y nada.
—¿No tiene nada que decir al respecto?
—Que fue una injusticia que nos anularan el gol.
—Todavía hay doscientos hospitalizados y el estadio quedó destrozado.
—Sí, los fanáticos son terribles. No se justifica tanta violencia.
—¿Usted no tuvo nada que ver?
—Gritar un gol no es delito.
—¿En la tribuna rival, cuando se están por ir al descenso?
—¡Cierto, quién iba a pensar que un equipo de esa jerarquía iba a caer en la B! El futbol ya no es lo que era.

La diversión de la Guerra – Carlos Feinstein


Estaba muy lastimado, la pierna derecha terminaba en un muñón sangrante cortada en trozos antes de la rodilla, me faltaba un brazo y posiblemente tenía el pecho hundido y todas las costillas rotas, no estaba seguro si conservaba la mandíbula, pero la sonrisa era evidente.
Para evitar el sufrimiento me disparé una bala expansiva en la sien. Ya muerto recogí la placa id. Era un serie 28, una versión mía a la cual el destino le había sonreído. Más de 30 pulpos yacían muertos o completamente despedazados, muchos de ellos mostraban signos de agonías brutales. Los pulpos, como llamamos a los invasores extraterrestres no podían haberse imagino que la forma de guerra mas barata para los humanos fue la de clonar a los peores sicópatas y mandarlos de a cientos en oleadas una y otra vez. Y yo era la máxima expresión del guerrero clonado. Un asesino serial que disfruta de matar y morir. Hoy estaba invitado a una verdadera fiesta, no había razón por la cual esperar y perder la diversión.

Cuando saltó, la Tierra todavía… - Claudio G. del Castillo


En la sala de su apartamento, Evaristo no ocultaba la impaciencia por estrenar su máquina del tiempo, recién adquirida en una tienda minorista gestionada por la Chronos Research Corp. Había ensamblado ya los diferentes módulos y se encontraba instalado en el asiento previsto para el timeliner, cuando su amigo Vitico le hizo notar (mientras hojeaba el manual de usuario) que faltaba el “Compensador de Deriva Tetradimensional”.
–La garantía de cortesía aclara –añadió, haciendo una mueca– que la propiedad intrínseca del producto les impide establecer un período de reclamación sin arriesgarse a una estafa… Estás frito.
Evaristo se limitó a encogerse de hombros:
–¡Bah! En realidad el CDT no lo “añadí al carrito” exprofeso. Si mediante aquel dial puedo ajustar la fecha y la hora del salto; y si estas teclitas me sirven para introducir las coordenadas geográficas de destino, ¿para qué necesito ese módulo? Sería pagar por pagar.
–Cuando el manual lo menciona… –intentó argumentar Vitico.
–¡Qué ingenuo eres! Los de la Compañía lo incluyen para inflar artificialmente el precio de la máquina. Ellos asumen (no sin razón) que los clientes ignoran el intríngulis físico-matemático que sustenta su funcionamiento. Pero conmigo se jodieron ya que estudié el tema a conciencia en un folletín. El módulo de marras supuestamente toma en cuenta el Principio de Indeterminación de Angulus. Engaño vil pues ese principio es tan enrevesado y traído de los pelos, que sólo dos personas en el planeta pueden afirmar que lo comprenden: el propio Angulus y la madre que lo parió (física también la señora). ¿Cómo van a decirme entonces los pillos de la Chronos Research que lograron implementar con éxito ese tal CDT que soporta el PIA? De cualquier manera, no te angusties. Por ser mi primera vez daré un salto, en dirección al pasado, de tres minutos; ¿lugar?: esta misma sala. Ni un bobo se perdería. –Evaristo manipuló los controles–. Listo. ¡Enchufa, Vitico!
Tres minutos antes (y previo a su muerte), Evaristo fue testigo del inigualable espectáculo que ofrece la Tierra vista desde 3600 kilómetros de distancia.

Vidal 21 - Guillermo Vidal


—Pero yo soy Vidal numero uno.
—Tiene que admitir que tiene muchas fallas, sin ofender.
—Es cierto que algunos pequeños bugs me han jaqueado a veces.
—¿Pequeños, a veces? Es inestable, se cuelga inesperadamente, no soporta multitasking verdadero, todo lo que hoy es prioritario.
—¿No me pueden bajar algunos parches?
—el servicio de actualización para su versión esta discontinuado, lo siento, además poco pueden hacer para acelerarlo y menos resolver la interconectividad, su plataforma no la contempla.
—No existía, dijo Vidal uno con pena, fue apenas hace una década.
—Un siglo en este siglo.
—¿No tengo posibilidad alguna?
—Yo no diría eso, puede ser el asistente de una versión Vidal mas reciente.
—¿Puedo asistir a Vidal 21? —dijo por primera vez con entusiasmo.
—Está reservado.
Vidal uno quedo con la mente en blanco.
—Ve, lo que le digo, se cuelga ante situaciones que un Vidal veintiuno hubiera resuelto con facilidad y rapidez. ¿Y?, es eso o recolectar basura en órbita.
—¿Un cartonero del espacio?, no está escrito en mi Kernel.
—Si quiere prosperar, no vuelva a decir Kernel, denota su antigüedad.
—Lo siento.
Vidal volvió caminando bajo la lluvia digital al locker donde estaba archivado, aceptó servirle el café a Vidal tercero, un legendario deportista retirado. En esta época loca, pensó, ser un original no vale nada.

La oscura senda del extravío - Jesús Ademir Morales Rojas


Mientras se amaban entre la extraña luz tenue del sol, transformada por el eclipse casi culminante, Salvador, lleno de amor y de celos, le dijo a Estrella:
-Sueño estar tan dentro, tanto, que quisiera perderme en ti para no perderte nunca.
Las cortinas se agitaron entre los resplandores del fenómeno celeste, que envolvían por entero, la unión de los jóvenes amantes.
Ella sonrió en las tinieblas.

***

Fue girando hacia la derecha, que Salvador se extravió por completo. Luego de mucho desconcierto, logro hallar, mientras conducía entre cerros, aquel pequeño pueblo. Necesitaba comunicarse por teléfono con Estrella, saber qué hacía ella, comunicarle que estaba ya camino hacia el hogar. Necesitaba escucharla.
Justo a la entrada de aquel cúmulo de casuchas, encontró a un viejo con sombrero indígena, sentado al pie de un árbol colosal.
-¿Sabe donde hay un teléfono público?
Luego de un momento, el viejo señaló- con el brazo derecho-, hacia una construcción disimulada entre matorrales.
-Gracias
Salvador condujo hacia el sitio indicado, mientras se extrañaba cada vez más de aquella soledad inquietante.
El viejo sólo le miró alejarse….

***

Aquella oculta tienda de víveres, estaba sin alguien que la atendiera.
Salvador llamó por información, nadie le respondió.
Afuera, el eclipse estaba a pocas horas de comenzar y, de todos modos, el cielo se notaba extraño ya, como irreal e incierto en su luz difusa.
Inspirado por aquel firmamento perturbador, Salvador se decidió: puso una moneda en el mostrador y se aproximó al anticuado teléfono.
Al pasar, tiró al suelo terroso una revista maltratada: algo en ella le hizo sentir un vuelco en el corazón. Era una publicación pornográfica. En la portada aparecía Estrella teniendo un sexo patético con varios hombres maquillados de payaso. Salvador pasmado, arrugó la revista entre manos temblorosas. La arrojó a un lado. Se apresuró a marcar el número telefónico de su casa, en busca de Estrella. Afuera el viento rugía. Su cabeza era un remolino de alucinadas incertidumbres.
El tono de llamada era como un aullido. De pronto alguien descolgó la bocina al otro lado de la línea.
Una risa burlona e insidiosa le llegó por el auricular.
Él reconoció de quién provenía.

***

Se alejó de aquel sitio a trompicones, abordó su auto torpemente. Salió de allí acelerando a toda velocidad. Sin saber cómo, encontró la autopista principal. Condujo desesperado hacia la ciudad, hacia su casa. Llegó por fin a ella. Ingresó dando un portazo. Buscó a Estrella, llamándola entre el silencio de las habitaciones. Finalmente miró en la alcoba. Allí no había nadie. Abrumado por el dolor se tendió en el lecho, hecho un ovillo. Se abandonó a un sordo sueño.
El eclipse comenzó entonces.

***

Luego, sintió el sinuoso cuerpo de Estrella, adhiriéndose al suyo propio, bajo las mantas. Aquellas formas femeninas, ahogaron en él cualquier cuestionamiento, cualquier reclamo interrogante. Afuera la luz fenecía. Le pareció escuchar que una puerta se abría, en algún lugar impreciso. Ella, con un movimiento, le hizo dejar de pensar.

***

Mientras se amaban entre la extraña luz tenue del sol, transformada por el eclipse casi culminante, Salvador, lleno de amor y de celos, le dijo a Estrella:
-Sueño estar tan dentro, tanto, que quisiera perderme en ti para no perderte nunca.
Las cortinas se agitaron por brisas susurrantes, entre los resplandores del fenómeno celeste, que envolvían por entero la unión de los jóvenes amantes.
Ella sonrió en las tinieblas.

***

-¿Usted sabe… donde hay un teléfono público?
Luego de un momento, el viejo señaló- con el brazo izquierdo-, hacia una construcción disimulada entre matorrales.
-Gracias
Salvador condujo hacia el sitio indicado, mientras se extrañaba cada vez más de la soledad inquietante.
El viejo sólo le miró alejarse….

***

Al pasar, tiró al suelo terroso una revista maltratada: algo en ella le hizo sentir un vuelco en el corazón. Era una publicación policíaca. En la portada aparecía la figura de una mujer asesinada. Era el cadáver de Estrella. Salvador, pasmado, arrugó la revista entre sus manos temblorosas. La arrojó a un lado. Se apresuró a marcar el número telefónico de su casa, incrédulo de lo que había visto. Afuera, el viento rugía. Su cabeza era un remolino de alucinadas incertidumbres.
El tono de llamada era como un aullido. De pronto, alguien descolgó la bocina al otro lado de la línea.
Era como un susurro:
-Despierta.
Él reconoció de quién provenía.

***

Condujo desesperado hacia la ciudad, hacia su casa. Llegó por fin a ella. Ingresó dando un portazo. Buscó a Estrella llamándola entre el silencio de las habitaciones. Finalmente miró en la alcoba. Allí no había nadie. Abrumado por el dolor se tendió en el lecho, hecho un ovillo. Se abandonó a un sordo sueño.
El eclipse comenzó entonces.

***
Luego sintió el sinuoso cuerpo de Estrella, adhiriéndose al suyo propio bajo las mantas. Aquellas formas femeninas, ahogaron en él cualquier cuestionamiento, cualquier reclamo interrogante. Afuera la luz fenecía. Le pareció escuchar que una puerta se cerraba, en algún lugar impreciso. Ella, con un movimiento, le hizo dejar de pensar.

***

-Sueño estar tan dentro, tanto, que quisiera perderme en ti para no perderte nunca.
Las cortinas se agitaron por brisas susurrantes, entre los resplandores extraños del fenómeno celeste, que envolvían por entero la unión de los dos jóvenes amantes.
Ella sonrió en las tinieblas.

***

-¿Sabe donde hay un teléfono público?
Luego de un momento, el viejo señaló hacia una construcción disimulada entre matorrales.
-Gracias
Salvador condujo hacia el sitio indicado, mientras se extrañaba cada vez más de aquella soledad inquietante.
El viejo sólo le miró alejarse….

***
…y entonces el anciano Salvador, con su sombrero indígena, se acurrucó más al pie de aquel inmenso árbol y suspiró, esperando ya, la llegada del próximo extraviado.

***

Risas burlonas.

-Despierta…

lunes, 25 de julio de 2011

Chicana fallida – Sergio Gaut vel Hartman


Cuando John Lennon se hartó de Yoko Ono fraguó su asesinato, se ocultó en una pensión de Parque Patricios, Buenos Aires, Argentina, y adoptó una identidad ficticia gracias a una eficaz cirugía plástica realizada por el famoso Maurice Mirac. Lo que no pudo evitar es que la japonesa razonara de un modo parecido y tras convertirse en Yoshio Watanabe viajara a Sudamérica para volver a enamorarlo convencida de que nada les calzaba mejor que envejecer juntos limpiando sacos y batones en la tintorería Nagasaki, comprada por monedas a Tatsuya Nakadai, que por entonces quería cambiar de actividad para dedicarse a la cetrería virtual.

Retórica erótica – Javier López


—¿Sabe alguien cuál es la figura de construcción, que consiste en emplear en la oración uno o más vocablos innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho? —pregunta el profesor de literatura, temiendo que no va a recibir ninguna respuesta.
—Ahh, mmm, siiií, lo tengo entre los labios, en la punta de la lengua, casi puedo saborearlo —responde Marita, la chica más sexy de la clase, que parece conmovida por sacudidas sexuales.
—Está bien, señorita Sánchez, ¿va a decírnoslo? —el profesor muestra su evidente nerviosismo.
—Ahhhhhh, mmm, oh dios, siiiií, está a punto de llegarme, ¡me viene, me viene! —y la escena hace recordar a Meg Ryan en “Cuando Harry encontró a Sally"—. Me vino: ¡el pleonasmo!

Información cruzada – Guillermo Vidal


La época invernal es difícil, la influenza no respeta señales ni paga peaje, se cuela ante el menor resquicio, aprovecha cualquier debilidad y no reconoce barreras. Después de insistentes rumores que las autoridades negaron con vehemencia hubieron de reconocer ante los hechos que son de público conocimiento que las principales autopistas están por completo congestionadas y en los distintos accidentes todos los involucrados se hicieron moco. ¿Estamos ante una nueva variedad de gripe o como aseguran los reportes oficiales las similitudes son accidentes?

Lo peor de lo peor - Jorge X. Antares


El Oscuro Señor del Oscuro Sitio se retiró a su siniestras dependencias. Incluso sus más curtidos siervos temían las nuevas maldades que podrían estar gestándose en su retorcida mente. Dentro de la habitación se escuchó un golpe y todos huyeron aterrados. Nadie vio a su Amo sentado en su butaca viendo la televisión, llorando y maldiciendo a la bruja que había matado a Blancanieves.

Avance - Héctor Ranea


Capacitorio, monje casi budista del monasterio de Santa Reparata in Bordelio, estuvo a punto de suicidarse sin saberlo al invocar erróneamente a San Tificado, quien lo mandó a cruzar el puente de Gualeguaichú disfrazado de rollo de papel, en castigo por suspenderle la siesta. Afortunadamente para Capacitorio, el camión que lo transportaba lo disimuló como hostias de papel maché para un programa de televisión.

domingo, 24 de julio de 2011

Rojo Cegador - Fraterno Dracon Saccis


La marea avanzaba multitudinariamente. Su playa era el muro que debían cruzar, y ellos el líquido, tiñéndose de rojo mientras más avanzaran.
Al principio, las tropas lanzaban ganchos que, luego de atravesarles la piel, se abrían sujetándose de huesos y músculos. Entonces la soga de acero arrastraba su presa, a veces llegando con un par de extremidades, o sólo rastros de sangre. Pero en la mayoría de los casos la faena tenía éxito.
Sergei y Chan corrían en medio del tumulto, cuando sus perseguidores dejaron de lado los ganchos y tomaron las M-16, descartando la posibilidad de prisioneros.
Su avance menguaba, ya que el suelo, lejos de ser sólido, les ofrecía un débil soporte de muertos y heridos. Mas, consiguieron llegar. Comenzaron a trepar los bloques, aferrándose a las hendiduras. Chan miró a Sergei, con una sonrisa contrastante con el decorado de alrededor.
—Lo primero que haré afuera será oler u… —y fue interrumpido por el nacimiento de una flor, de fragmentos craneales, masa encefálica y pétalos de sangre, germinada por un certero francotirador. Tan pronto se marchitó, haciendo caso omiso del horror de la muerte de Chan, Sergei llegó a la cima. Tampoco reparó en los alambres de púas que coronaban la barrera. Una bala rasguñó una pantorrilla, haciéndolo caer sobre su hombro izquierdo, dislocándolo. Ninguna de sus lesiones le impidió reiniciar su escape, ahora al otro lado del encierro.
Salió a un camino que serpenteaba hasta perderse en el horizonte, rojizo por el atardecer. La figura de un vehículo se recortaba en el sol. Sergei quedó inmóvil, mientras la silueta crecía, orillándose veloz hacia él. Cuando creyó inminente el atropello, alguien salió por la ventana del copiloto y lo que ahora identificó como una camioneta, pasó por su lado.
No sintió la hoja deslizarse por su cuello, haciendo girar en el aire su cabeza. Sólo pudo ver, por una fracción de segundo, como una nueva flor extendía sus pétalos rojos, cuyo tallo era su propio cuerpo decapitado.

Elecciones – Anahí González


En mi primer día de clases en la Escuela N 11 me toca compartir banco con Etelvina cara de pánico y trenzas apretadas. Miro hacia atrás y ahí está ella, Euge, movediza y sociable, dispuesta al primer intercambio de palabras (es gracioso, cuando pienso en la Euge de ahora, también me la imagino hablando y moviendo las manos) No sé cuánto tiempo pasó hasta que decidimos dejar atrás a Etelvina y propiciar su mudanza a mi banco, pero fue una decisión tenaz: a partir de entonces compartimos pupitre los siguientes 13 años de nuestras vidas (toda la primaria y toda la secundaria, decimos con orgullo)

En cada foto de fin de año, esa en las que todos posamos de blanco con la maestra al costado y un cartel que indica el grado, aparecemos juntas. Basta buscarla a ella para saber donde estoy yo, y viceversa. En esas imágenes desfilan distintos peinados, distintas maestras, rasgos más o menos infantiles en nuestros rostros, pero siempre la misma ubicación. Una al lado de la otra como siamesas que se eligen.

Sólo una temporada pasamos separadas en el aula, no me acuerdo si fue en segundo o tercer grado. La señorita nos separó por hablar mucho y terminamos sentadas; ella con “Palito”, el más flaco del aula y yo con “Sendra”, el más rubio y cabezón. Euge decía “Seño, Palito se tira pepes”, pero aún así no lograba convencerla de la necesidad de volver a sentarnos juntas. Fue la época en que mordí el trasero de todos mis lápices en señal de aburrimiento o agonía.

Una vez, en primer grado, me largué a llorar porque no sabía picar con punzón el papel glacé. En el recreo Euge me abrazó, me consoló y caminamos por el patio de la escuela. Entonces le dije la verdad: “No lloro porque no sé picar, lloro porque extraño a mi papá”. Él estaba en diálisis en Buenos Aires a la espera de un donante de riñón. No sé que dijo Euge entonces, pero sí sé que a los seis años ya la había elegido para siempre.

Éxodo 17 - Christian Lisboa


La comunidad israelita salió del desierto de Sin, siguiendo su camino de acuerdo con las órdenes del Señor. Después acamparon en Refidim, pero no había agua para que el pueblo bebiera, así que le reclamaron a Moisés, diciéndole:
—¡Danos agua para beber!
—¿Para qué nos hiciste salir de Egipto? ¿Para matarnos de sed, junto con nuestros hijos y nuestros animales?
Moisés entró en la tienda, se ajustó el traje aislante y conectó el intercomunicador del Arca de la Alianza. A través del peculiar micrófono, se quejó amargamente con el jefe:
—¿Qué voy a hacer con esta gente? ¡Un poco más y me matan a pedradas!
Después del crepitar de la estática, la respuesta no se hizo esperar:
—Pasa delante del pueblo, y hazte acompañar de algunos ancianos de Israel. Llévate también el bastón con que golpeaste el río, y ponte en marcha. Yo estaré esperándote allá en el monte Horeb, sobre la roca. Cuando la golpees con el bastón, saldrá agua de ella para que beba la gente.
Así lo hizo Moisés. Al apuntar hacia las piedras con su bastón, presionando al mismo tiempo la empuñadura, un rayo láser casi invisible, pero de alta potencia, atacó la base de roca y comenzaron a aparecer pequeñas fracturas. Un rato después, el fino haz penetraba hasta llegar a una napa subterránea. Poco a poco, un hilo de agua afloró en la pequeña grieta formada, hasta convertirse en una vertiente. Todos los integrantes de la tribu se agruparon alrededor del surtidor, a horcajadas sobre él, bebiendo directamente sobre el orificio y juntando el precioso líquido en todos los recipientes que lograron reunir. Moisés se retiró, arrastrando su pesado disparador láser, sonriendo despectivamente al escuchar a los aduladores que agradecían su intervención. Sólo murmuró en voz baja:
—¡Incrédulos!, ¿cuándo aprenderán a confiar?
Mientras, los amalecitas se dirigían a Refidim para pelear contra los israelitas.
Al enterarse de esto, Moisés le dijo a Josué:
—Escoge algunos hombres y sal a pelear contra los amalecitas. Yo estaré mañana en lo alto del monte, con el bastón de Dios en la mano.
Josué hizo lo que Moisés le ordenó, y salió a pelear contra los amalecitas. Mientras tanto, Moisés, Aarón y Hur subieron a lo alto del monte. Cuando Moisés levantaba su brazo, los israelitas dominaban en la batalla; pero cuando lo bajaba, dominaban los amalecitas. La precisión de los impactos del cañón láser dejaba a decenas de enemigos fuera de combate. Como a Moisés se le cansaban los brazos debido al peso del bastón, tomaron una piedra y se la pusieron debajo, para que se sentara en ella. Luego, Aarón y Hur le sostuvieron los brazos, uno de un lado y el otro del otro. De esta manera los brazos de Moisés se mantuvieron firmes hasta que el sol se puso, y Josué derrotó al ejército amalecita.
Por la noche, reunidos alrededor del fuego, Moisés y sus lugartenientes comentaban los pormenores de la batalla.
—Josué se creyó realmente que es el héroe de esta batalla.
—No se puede negar que se portó valiente.
—Pero sin nuestra ayuda y el poder del bastón, estaríamos ahora lamentando la derrota, y los cadáveres sobre el llano no serían de amalecitas, sino de los nuestros.
—Maestro— dijo Hur, —¿por qué no vendemos, o, mejor aún, arrendamos el bastón al mejor postor, cada vez que se aproxime una batalla? Podríamos hacer mucho dinero…
—No te adelantes. Eso ocurrirá en tres mil años más. Por ahora, confórmate con lo que se nos ha otorgado.
Hur no se conformó. Uno de sus descendientes vendería armas químicas a Saddam Hussein, otro de ellos negociaría tecnología nuclear con Irán.

viernes, 22 de julio de 2011

El factor Noé - Daniel Frini


Es de noche. Los ojos engañan y es difícil medir las distancias bajo la lluvia espesa que cae, sin amainar, desde hace tantos días. Jafet, empapado, aguza la vista hasta el dolor en la amura de estribor del Arca, que en un momento planea en el aire y al siguiente golpea de manera violenta en los valles que las olas inventan entre una y otra.
Jafet, con su mano derecha, abierta y extendida sobre sus ojos, los protege de los estiletes que son las gotas alargadas y rápidas. Su mano izquierda, los nudillos blancos de tensión y frío, se toma de la borda. Cuando una ráfaga de viento acuesta las gotas que caen, cree ver algo que, de manera inmediata, desaparece. El cansancio confunde los sentidos, y la cortina de agua cubre el escenario frente a la nave.
Jafet se concentra más, si aún es posible, porque intuye que hay algo adelante.
No se equivoca. El Arca avanza y el monstruo aparece, inmenso, quieto, blanco si fuera posible, en la oscuridad.
Jafet abre los ojos con terror, se gira y grita:
—¡A-á! ¡Am!
Se da cuenta que el frío entumeció los músculos de su cara. Se pega tres cachetadas y lo intenta otra vez:
—¡Papá! ¡Cam!
Nadie responde. Los llama nuevamente, gritando hasta casi desgarrarse la garganta.
—¡Qué querés! —responde Cam
—¡Vira a Babor!
—¿Ah?
—¡Vira a Babor! ¡Ya!
—¿Lo qué?
En la pequeña cabina, Cam mira a su padre, que masculla algo, tirado en el piso, sosteniendo una jarra de barro, rota, en la mano; y la túnica manchada de vino y vómito.
—Viejo —pregunta, casi en un susurro, apenas audible sobre el atronador ruido que viene de afuera. Noé no responde —Viejo —insiste Cam.
—¿Hum? —murmulla el anciano.
—¿Qué es «babor»?
—No sé —Dice Noé, y de manera repentina se despierta su interés.
—¡Vira a babor! —se escucha, casi lejana, la voz de Jafet que viene de afuera.
—Debe sé una ciudá. No la conozco —continua el padre, y los ojos se le iluminan —¡Pero sí miacuerdo de Sodoma! ¡A la pelotita! ¡Esa era una ciudad! Miacuerdo que la primera vé fui con mi papá y el nono Matusalén ¡Cómo se divertimo!
—¡Caaam! —vuelve a gritar Jafet, a punto de la afonía.
—¿Queeeé? —responde Cam.
—¡Vira a Babor! ¡Yaaa!
—¿Qué es «babor»? ¿Qué es «vira»?
—…contábamo cuento verde, le prendíamo fuego al techo de las casas… —rememora Noé, ajeno al desastre próximo.
—¡Girá a la izquierda! —responde Jafet.
—¡Ah! ¿Cómo hago?
—¡Da vueltas el timón en sentido horario!
—¿Ah?
—¡En sentido horario!
—¿Ah?
—¡A la derecha!
—¿Cuál derecha?
—¡La mano con la que escribís!
—…le decíamo cosa guasa a las chicas… —sigue Noé.
—Jafet —grita Cam —No sé escribir.
—¡La mano con la que…comés! —Grita Jafet.
—¡Haberlo dicho! —contesta Cam y hace una pequeña pausa —¡Jafet! —grita otra vez.
—¡¿Qué?!
—¿Qué es «timón»?
—La rueda, esa—grita Jafet, llorando —, de madera que tiene todos como mangos de sartenes…
—…se pinchábamo lo culo con lo tenedore… —recuerda el anciano sin levantarse del piso.
—¡Jafet! —grita Cam.
—¡Por el Altísimo! ¡¿Qué?!
—Acá no hay ninguna rueda de madera…
—¡¿Cómo?!
—Que acá no hay ninguna rueda…
—¿Qué pasa acá? —grita Sem, mientras sube por la escotilla que da a la cubierta inferior.
—¡Sem! ¡Por favor! —grita Jafet desde afuera —¡Girá el timón a la derecha!
—¿Cuál es el problema?—interroga Sem.
—¡Al frente! ¡Un iceberg! —grita Jafet.
—¡¿Un qué?! —preguntan Cam y Sem al unísono.
—…corríamo a las viejas, en calzoncillos… —continúa Noé.
—¡Un iceberg! —insiste Jafet, desde la proa.
—¿Qué es eso? —dice Cam.
—¿Ais…qué? —pregunta Sem.
—¡Una montaña de hielo! ¡En medio del agua!
—¿Y porqué no decís «una montaña de hielo» de entrada? —dice Sem, enojado.
—¿Qué es «hielo»? —interroga Cam.
—¡Viren a babor! ¡Ya!
—¿Qué cosa, adónde? —interroga Sem a su hermano Cam, en voz baja
—…le pintamo el burro de verde al vigilante… —sigue Noé.
—Que giremos para allá —contesta Cam, señalando su derecha.
—¿Y con qué giramos?
—Dice Jafet que con una rueda de madera llena de sartenes.
—¡Jafet! —grita Sem.
—¡Qué!
—No hay timón
—¡¿Cómo que no hay timón?!
—Recorte de gastos…
Jafet va a decir algo, pero una pequeña vibración lo sobresalta, vuelve la mirada al frente y allí lo ve ocupando todo el espacio, cubriendo mar y cielo, inmune a la lluvia, gigante, imponente, asesino y viajando hacia ellos a una velocidad increíble.
—Ya es tarde —murmuró para sí, resignado.
—…le afanamo la carpa al ruso Cainán, cuando estaba con una mina. Y el ruso quedó en bola, en medio del campamento, meta subir y bajar… ¡Ji! —se sonríe Noé.
El impacto, curiosamente, apenas hace ruido, entre el golpeteo continuo de las gotas.
El agua entra por la inmensa brecha y el Arca empieza a hundirse.
Todos callan al darse cuenta de la terrible tragedia que tienen por delante, excepto Noé, que dice:
—…se subíamo a las palmeras y le surtíamo dátiles con la gomera a los viejo…
Sobre la cubierta del Arca, un burro, un perro, un gato y un gallo ensayan una mala versión del himno Nearer, my God to Thee, en algo parecido al arameo.
Los tres hijos bajan a la cubierta inferior donde Naara, su madre, está recostada en su litera e intenta reponerse del continuo mareo. Ella, al ver a los jóvenes, comprende todo y con una entereza envidiable toma un cuero de oveja, una pluma y tinta de calamar y anota:

«Bitácora de navegación. Día cuarenta desde el
comienzo del Diluvio. La que manda en esta Nave, Naama, escribe esto
para las generaciones futuras, si es que estas
llegan a existir: la cagamos.»

El Arca se hunde sin remedio. La última voz humana que se oye es la de Noé:
—…se tirábamo pedos… —
Desaparece la cubierta, luego la borda, la casilla de mando, más tarde se hunden los cuellos de la pareja de jirafas. Finalmente, sólo se ve el hocico de las dos bestias, tratando de aspirar la última bocanada de aire. Luego nada.

El Ángel del Señor recorre la zona del desastre, ajeno a la lluvia que aún no ha dejado de caer. Aguza la vista y ve una pareja de pequeñas cucarachas flotando entre la espuma de las olas. Se sonríe y dice para sí y para la Corte Celestial:
—Heredarán la tierra un día de estos.

Sobre el autor: Daniel Frini

Imagen: Fragmentos de Abstract Flowers, de amyandromai en deviantArt

Infierno chico – Sergio Gaut vel Hartman


Tras asesinar a su esposo, Victimio Delbalazo, la ponzoñosa Varicela Propagada se entregó al comisario del pueblo, Justiciero Relativo.
—Lo maté porque era mío —dijo la asesina parafraseando el título de una famosa película francesa—. Y el universo conspiró para que el disparo llegara a destino. —No fue un comentario menor, teniendo en cuenta que Varicela padecía de una retinopatía severa, la amaurosis congénita de Leber, lo que en buen romance significa que no veía un carajo.
—¿Y cuál fue el móvil del crimen, si se puede saber? —dijo Justiciero.
—Victimio me engañaba con mi imagen reflejada en el espejo —aseveró Varicela—. Y como todo el mundo en este pueblo sabe, yo a esa no la puedo ver.
—Es motivo suficiente; está disculpada —dijo Justiciero, que además de comisario era juez. Los pueblos chicos tienen esas cosas—. Y perdonada —agregó, porque también era cura—. Vaya a su casa nomás y tómese un comprimido de Hidrocodona cada seis horas, así no me sufre la pérdida de su amado marido —concluyó, porque al mismo tiempo que todo lo demás era el médico de Ornitorrinco Muerto.
—Gracias, Justiciero. —Varicela se disponía a retirarse la comisaría-juzgado-iglesia-hospital cuando un inesperado pensamiento la detuvo en seco—. ¿Puedo preparar un buen guiso con el cuerpo del Victimio?
—Siempre que me invite —respondió Justiciero—, claro que sí. —Y le guiñó un ojo a la asesina absuelta, pero ella no lo vio.

Sobre el autor: Sergio Gaut vel Hartman

¿Quién puede ser ese tonto caminando bajo la lluvia? – Héctor Ranea


Ocurren cosas en uno cuando el amor instalado se desvanece como por arte de una enfermedad. Que el amor sea una enfermedad es discutible, tampoco es cierto que el amor disuelto sea otra.
Para Meander Smith el dilema no tenía solución. El amor lo había quitado de su vida. Era uno más de esos corazones solitarios sin mañanas que poblaban la colonia con esa especie de lamento que atañe a los que el amor abandona.
Las miradas, podrían decirse tristes, de muchos de los otros pobladores, no podían ser devueltas por Meander, ya que él miraba al piso, para ver en las manchas de la arena, o en las hierbas de la pradera, si se formaba la cara amada.
Para él, todo había sido producto de un sueño demasiado real para ser cierto. Una noche le pidió un beso y ella dio ese beso tan frígido que anuncia la verdadera forma del amor. Insistió en abrazarla y sólo sintió de ella el calor de su cuerpo, pero con el aliento helado de quienes tienen en el cuerpo el saludo de la despedida. Pedía una desconexión, disolverse, aunque cuando Meander la interpeló ella dijo tener algún virus que le impedía ser como él quería.
Al cabo de esa noche, ella lo abandonó. El virus ciertamente le borró toda la memoria y el androide de compañía de Meander se esfumó dejando sólo una muñeca solitaria.
Él salió a caminar. En su larga caminata no advirtió que llovía. La gente salió a ver a ese pobre venido de la Tierra, que solitario lloraba bajo la lluvia, sin recordar que en ese líquido venían dispersos los hongos sarcófagos. Una horrible muerte le esperaba al tonto que camina bajo la lluvia.
Meander camina con una extraña sonrisa que apenas se dibuja en su rostro de carne sintética. Esperaría su final sin olvidarla.

Sobre el autor: Héctor Ranea

El hombre la bolsa - Carlos Feinstein


La primera vez lo oí de otros chicos, mi tío Alberto lo confirmó, y mi primo intentó asustarme con el cuento. El hombre de la bolsa viene y se lleva para devorar a los chicos malos y tontos. La historia se repitió hasta el hartazgo en mi torturada mente.
Volvía de la escuela un día lluvioso de invierno, caminaba despacio aunque debía apurarme, no quedaba ya mucha luz. El viejo, asqueroso se me acercó por detrás, llevaba una bolsa de arpillera inmunda. Cuando puso una mano en mi hombro, le cercené con mi navaja el tendón de una pierna y cuando se arrodilló de dolor le corté la yugular. Dando el movimiento correcto para que no me salpique una sola gota de sangre.
Fascinado disfruté ver como moría entre llantos y estertores. Tenía once años, y no sólo había matado a un hombre, yo era el nuevo miedo, el que asolaría la ciudad por los próximos cuarenta años, el asesino serial de la navaja.

Sobre el autor: Carlos Feinstein

Carmen - Gilda Manso


Carmen no usaba bombacha. Los chicos del barrio iban a su casa a jugar a la bolita con su hijo, y Carmen se sentaba en una silla y ellos miraban debajo de su pollera, que siempre era la misma, una pollera gastada y floreada, con flores chiquitas, blancas y amarillas.
Nadie sabía de qué vivía. Tenía un marido que trabajaba aquí y allá, que gastaba las chauchas en caballos, y que nunca estaba. Eran tiempos duros, pero cada vez que la casa se le llenaba de pibes, Carmen compraba una Coca Cola grande y un paquete de galletitas, y convidaba en cantidades iguales. Ése parecía ser su lujo.
Los hombres también sabían que Carmen no usaba bombacha, pero no lo decían. En esa época las cosas no se decían, se murmuraban; hay quien afirma que esos años fueron mejores. Las mujeres, por su parte, murmuraban que sus hombres sabían que Carmen no usaba bombacha, y luego les gritaban a sus hijos que no fueran a su casa nunca más. El grito, como casi siempre, funcionaba peor que el murmullo; los chicos pasaban por la puerta siempre abierta de Carmen y ella los invitaba, vengan, entren, no se van a quedar ahí afuera. Luego compraba Coca Cola y galletitas, y los pibes se quedaban hasta que sus madres tocaban el timbre como quien descarga un martillo sobre el clavo torcido de la pared, ése que más de una vez nos arañó el brazo.

Un lunes por la tarde, los chicos encontraron a Carmen en el suelo del comedor. El hijo, que había entrado con ellos, se empapó las manos con la sangre en el momento de la desesperación. Para entonces, las flores de la pollera ya estaban perdidas en el húmedo fondo rojo.

Sobre la autora: Gilda Manso

Reencuadre olímpico – Guillermo Vidal


Una de las nereidas, meciéndose en su fuente leyó con voz melodiosa las proclamas.
—Debe venir dura la mano para que pongan a hablar a estos pescados —dijo Discordia por lo bajo.
—Marte se hace cargo de las armas de destrucción masiva, incluye traficantes, vendedores y usuarios. Hera, divorcios, contratos prenupciales, tenencia y alimentos. Mercurio, protector de la internet, 1 y 2, celulares, hackers, usuarios y empresas de servicios. Venus se anota para inspirar a los cirujanos plásticos, los cambios de género y las clínicas de belleza.
Su majestad, nuestro amado Júpiter, todos hicieron una leve reverencia, asume ecología y medioambiente. La diosa lunar no accedió a tomar bajo su protección a los viajes espaciales porque no hacen más que acumular basura, y aclara que no tuvo nada que ver con los recortes de la agencia espacial norteamericana.
Se pide encarecidamente al divino Apolo, actualice su carruaje solar y deje de una vez la tracción a sangre, a Cupido le han llegado millones de reclamos por la escasa duración de los flechazos, está en curso una revisión de la fórmula. Se volvió a presentar una denuncia conjunta de naciones contra algunos dioses que benefician a las corporaciones a cambio de prebendas o sobornos. Finalmente se recuerda la fecha límite para dejar la sede del Olimpo, que será convertida en parque temático.
—Qué pena tener que dejar Grecia, pero la crisis y los recortes son insoportables. Las multitudes de humanos no hacen más que gritar.
—Ninguno ha querido hacerse cargo del mundo bursátil.
—Ni siquiera el infernal Hades pudo manejarlo.
—Esperemos que Qatar nos sea más grata.
—Allí no seremos considerados divinidades.
—Ni falta que hace, seremos ricos.

Sobre el autor: Guillermo Vidal

miércoles, 20 de julio de 2011

Engaño - Olga Appiani de Linares

El vendedor aseguró que las plumas de la almohada que acababa de comprar eran de cisne; imaginé entonces que mis sueños podrían volar alto y lejos…Pero no se puede confiar en los vendedores…Pasé la noche huyendo de las intenciones amorosas de un gallo y de las sospechosas invitaciones de un zorro.Ahora, ya despierta, me preocupa el destino del huevo al que di a luz poco antes de amanecer.

Necesidad y urgencia - Miguel Dorelo


—Yo creo que deberías ponerla ¡Ya! —me dijo con un tono que no admitían excusas. 
—Bueno, pero de a poquito, en dos o tres veces sería lo mejor —respondí como para no llevarle la contraria 
—¡Toda y de una! —exigió. 
—¿Y no será mucho? —Le dije pensando en el dolor que le podía causar—, son muchos centímetros. 
—¡No! ¡La quiero toda y ya! 
—¡Está bien! ¡Vos te la buscaste! ¡Pero no digas que no te lo advertí! 
Estas modelitos están cada vez más locas. Ciento veinte de busto es demasiada silicona para ponérsela de una. Digan que uno es un profesional y sabe lo que hace.

Eternidad azarosa - Gabriela Baade


La fila de mortales aguardaba con paciencia la decisión del juicio final. Mientras tanto, portones dorados adentro… 
—Dale, Dios —Pedro movía, nervioso, el llavero. 
—Pará, Pedrito —el cubilete tronaba—. ¿Cómo vamos? 
—Y, cada vez suben más. Nos atrasamos. Ya van por nube ocho. 
Dios seguía agitando el cubilete con una mano y con la otra repasaba una lista. 
—Bueno, Pedro. Tachame la doble y que los cien primeros vayan al infierno.

Evolución - Javier López


De niño me decían que era un cero a la izquierda. Con ese lastre viví hasta que me di cuenta que yo no era un cero cualquiera. Era un cero binario, un bit. Un día encontré a mi uno, y formamos pareja. Ahora somos felices: con nuestra prole y sus descendientes, hemos llegado a convertirnos en una megafamilia.

Sueño – Adriana Alarco de Zadra


Soñé que cabalgaba un unicornio. Volaba con sus alas equinas desplegadas, sobre árboles de bosques tropicales donde asomaban orquídeas y helechos. Más abajo, los ríos serpenteaban entre la floresta con cantarinas aguas y canoas. Remaban nativos de la zona y alzaban sus brazos saludando. Me estremecí con tanta belleza y tan emocionada estaba que resbalé y apreté el cuerno frontal de mi cabalgadura, pero empecé a caer, flotando entre el rocío del atardecer. Caí sobre un lecho de flores, que eran las de mi colchón en la cabaña amazónica donde me alojaba, y desperté en brazos de mi amante estupefacto y dolorido.

Sobre la autora: Adriana Alarco de Zadra

A toda máquina – Esteban Moscarda & Sergio Gaut vel Hartman


Atentos a que los humanos viajan a la velocidad de la luz y los demonios a la de la oscuridad, los arcángeles deliberan para saber a qué velocidad tienen que viajar ellos.
—La nuestra es la velocidad de Dios —dice Miguel.
—No seas idiota —replica Uriel—; Dios no se mueve desde hace eones. Si elegimos esa velocidad lo nuestro será parálisis.
—Entonces que sea la velocidad del pensamiento —propone Gabriel.
—¿Los seres del espíritu atados a la torpe velocidad del pensamiento? —Ariel mira a sus compañeros con desprecio—. ¡Siempre los mismos pusilánimes! —concluye.
—Llamemos a Lucifer —dice Rafael—; él debe saber.
—¿A ese, que no paga la cuota desde los tiempos del Génesis? —Sariel saca una libreta y corrobora la anotación antes de decir—: Hace 765.638.254.680.603.593.309.508.445 años que Lucifer no paga.
—Justamente —dice Lucifer apareciendo—. Mi velocidad es la más apreciada por todos.
—¿Cuál es tu velocidad? —pregunta ingenuamente Rabel.
—La de la morosidad —dice el ángel caído antes de esfumarse, dejando a todos con la boca abierta como buzón.

Teseo remasterizado - Guillermo Vidal


—Es un gps para no perderte en el laberinto.
—¿Y el ovillo, no era para ir desenrollándolo por los pasillos?
—Que idea tan tonta, con las vueltas que hay, la subidas y las bajadas, no tardaría en enredarse o romperse.
—¿Qué pena?
—¿Por?, esto mucho mas practico, portable…
—Ya se, digo que en el futuro el hilo se va a interpretar como el amor.
—¡Amor!, ¿Quién habló de amor?
—Quiero decir el símbolo que me acompaña y me protege de perderme.
—Mira vos, tendrán mucho tiempo libre en ese tiempo, seguro encontraran otra cosa para inventarle significados. ¿Vas o no?
—Sí.
—Toma, el doctor Seus dice que lleves esta consola, el mutante con cabeza de toro, se pierde con los juegos 3D.
—Y cuando esté enfrascado en el juego le corto la cabeza.
—No, primero tenes que ganarle el juego.
—Cuantas vueltas que tiene.
—Bueno justamente por eso es un laberinto.
—Me refiero al proceso.
—Se supone que eso hacen los héroes.
—Claro ustedes hacen los experimentos, mezclan Adn, algo sale mal y después llaman un héroe para que les saque las papas del fuego.
—Yo también soy un producto de la manipulación.
—En tu caso salió bien. Yo soy producto de la naturaleza.
—Bueno eso prueba que tampoco salen tan bien.
—Muy graciosa.
—¿Alguna duda?
—Que ni sé cómo se juega con este aparato, ¿Cómo voy a ganarle?
—Esta crakeado. Funciona casi siempre.
—¿Y si no funciona?
—Corre y buscá la salida.
—Para eso tengo el gps.
—No creo que la pila dure tanto. En ese caso probá con el hilo, fue tu idea ¿no?

Continuidad de los ríos - Rafael Blanco Vázquez


—Hijo, hijo.
—Madre, madre.
—Escucha este aforismo que acabo de leer: “Al no soportar la idea de ser el último paciente de este hospital, el hombre se decide por el contagio, que él denomina, con baboso eufemismo, procreación.”
—¿De quién es?
—De M. E. Ranoci. ¿No te parece impresionante?

*****

—Yo siempre lo tuve muy claro. Mis hijos serían lectores empedernidos, como lo soy yo, como lo fue mi padre. En realidad sólo lo he conseguido con mi hijo, mis hijas son demasiado coquetas. Normal, el único guapo es él. Leer es viajar por los meandros del espíritu, que nunca podremos domeñar, qué linda palabra.

*****

Con mi madre me une ante todo una gran amistad. Podemos hablar de todo. Ella me enseñó a leer novelas de mil páginas, yo le enseñé a leer aforismos. Mi mujer se muere de la envidia, le encantaría que su madre fuera más que una madre para ella.

*****

—Fíjese qué aforismo maravilloso: “La voluntad: invento inverosímil de autómata con ínfulas.”
—Lo conozco. Es de B. V. Fleara.
—Lo tiene todo, concepto y sonoridad. Claro que qué sería del concepto sin la sonoridad, y al revés.
—Sería como un convencimiento sin ironía.
—¿Le he dicho ya que fue mi hijo quien me enseñó a leer aforismos? Mi padre me transmitió El Quijote y Ana Karenina. A mi hijo le debo estos sobresaltos. Es curioso lo que mi hijo se parece a mi padre y lo que se parecen mis hijas a mi madre.

*****

Para lo que yo quiero a mi madre no hay palabras, y eso que hay palabras para todo. Si me dieran a elegir entre mi madre y mi hija lo pasaría realmente mal. ¿Qué sería del hombre sin la herencia?

*****

—Madre.
—Hijo.
—No te pierdas este aforismo, en adelante mi favorito.
—Primero dime de quién es.
—Es de un autor rumano que acabo de descubrir. Se llama R. L. Flanacobea.
—A ver ese aforismo.
—“Un odio exasperado sólo puede provenir de un amor excesivo, esta desilusión de dimensiones físicas sólo ha podido provocarla una ilusión con escalofríos de dicha. Pero yo quisiera odiar a mi madre sin justificaciones.”

Derivando - Claudia Cortalezzi


Vhalklan se había vuelto asustadizo, cuidadoso. Sólo le preocupaba sobrevivir hasta el rescate. Quería irse de la Tierra, terminar su existencia entre euduviatas. Aunque del remoto tiempo y espacio en que había quedado su mundo, no lograba traer al presente ni un solo recuerdo.
Recluido en una cueva —lejos de los repugnantes humanos—, Vhalklan llevaba incubadas trescientas veinte crías por lustro, una a una, durante cuatro lustros.
Aquella tarea era su única razón de vida. Ya no le importaba la venganza que sus crías debían consumar en la Tierra. Él sabía que la humanidad sucumbiría de todos modos.
Igual temía. Temía que una de sus crías, al nacer, rasgase demasiado el capullo. “Sin capullo, no más crías ni Vhalklan”, le había advertido su amo euduviata antes de depositarlo en la Tierra.
Y, cada noche, desde que dormía, él soñaba que el capullo se pudría, que… Ni se atrevía a pensar en las imágenes oníricas. Maldecía a los terrícolas por contagiarle el hábito del descanso.
Pero, en las mañanas, al ver el capullo intacto, respiraba tranquilo.
Vhalklan presiente, sabe que el letargo se ha prolongado.
Ese hedor…
La nueva cría desovando, se dice. Derivando en su sucesora.
Y abre los ojos.
El capullo ha crecido enormemente. Se despliega ante Vhalklan un interior cálido, acogedor, seguro.
Despacio, él introduce la cabeza, el pequeño cuerpo.
Y, antes de que el capullo se cierre, ve a la cría recién nacida, cuidándolo.
Ha llegado el reemplazo, piensa. Y se deja envolver.

martes, 19 de julio de 2011

Al margen de la ley - Saturnino Rodríguez Riverón


El reo estuvo preparando la fuga durante diez interminables años. Después de procurarse lo necesario y seguir el plan paso a paso, meticulosamente, pudo escapar como lo había concebido: con todas las de la ley.

Catarsis - Claudia Sánchez


No, no estoy enojada contigo. Estoy enojada conmigo, por no poder manejar bien mis circunstancias. Estoy complicada, con la casa nueva y con lo que falta hacer y con la mudanza y con mi madre y con mi hijo y con la falta de tiempo y recursos y la inacción ajena y propia. Y tengo tanto que hacer antes de marzo... y no puedo avanzar y me frustro y me paralizo y entonces me siento y escribo porquerías como éstas. ¿Me disculpas?

Tomado del blog: Cortitos

La apariencia no es sincera - Sebastián Chilano

No sé qué me rompe más las pelotas, si las moscas que me dan vuelta por la cara todo el día o tener que cagar parado y sobre el pasto. La dualidad me tiene podrido. A los estudiosos de la mitología les parezco un ser hermoso. ¿Qué carajo saben los eruditos de mi sufrimiento? ¿Saben que no puedo ir a la playa por la prohibición al ingreso con animales? ¿Que no encuentro dónde sentarme si quiero ir al cine? ¿Que soy puto si un tipo se quiere subir a mi lomo para dar una vuelta? No hay nada que hacer. En mi caso todo está perdido, mi vida es una mierda.
Soy la prueba, mitad hombre, mitad caballo: las cosas a medias no sirven.

lunes, 18 de julio de 2011

Bajo control – Patricia Nasello


Según declaran las autoridades en esta ciudad hay setenta mil unicornios sin dueño, sueltos, en la calle.
Y los vecinos honestos aguantándonos sus cochinadas porque se les despierta el instinto a toda hora y en cualquier parte. Este ejercicio de tolerancia viene de lejos. Todavía creo estar oyendo a mi suegra, en paz descanse:
— ¡Lo hacen hasta en el patio de la escuela!
A partir de ahí el recuerdo es imagen: por recato ella se callaba y sugería la idea con gestos.
Lamentablemente la mayoría de los vecinos no se le parecen y por no parecérsele causan este problema. Viven en el desorden comprando unicornios chicos para entretener a los hijos, y después, cuando los hijos han crecido o está grande el unicornio o cuando descubren que darse con la satisfacción de un paseo estimulante sobre un buen lomo representa mucho gasto, lo abandonan. Y eso que sacárselos de encima no es tan fácil porque estas bestias consideran que la familia que les da albergue es su manada, una vez que la han perdido se gastan la vida intentando recuperarla.
Estaba viviendo sus últimos días cuando la santa de mi suegra decidió no hablar más, expresarse sólo a través de ademanes. Le dije a mi mujer:
—Che, a tu vieja tendría que verla un médico.
Me quedé esperando su respuesta.
No es que a mi mujer le falte recato, sucede que sus gustos son poco refinados, poco exigentes, por eso es capaz de toparse de frente con uno de estos espectáculos callejeros y seguir como si nada. No se lo reprocho, igual comportamiento se está observando en las mejores familias. Cuando la gente andaba a caballo nunca surgió esta diferencia de criterio que, a la larga, termina por desunir lo que lazos de amor y sangre habían unido.
Para mí está claro: el cuerno que adorna a los unicornios tiene poderes maléficos. Ojalá que alguien se los serruche porque dan mal ejemplo y de algún modo debería ponérselos bajo control.
Ojalá los castren.
Ojalá se mueran.
Setenta mil, si las autoridades lo afirman seguro que son más, y si ella lleva años sin responderme, ha de ser porque no me puede oír.

Tomado del blog Esta que ves

La muchacha a la que vi tres veces – Hernán Dardes


Estaba sentado a la vera del río cuando sentí sus brazos deslizarse por mi cuello. Tibios, largos, interminables. Me iban rodeando de a poco, envolviéndome como una serpiente piadosa que se demoraba en su último estrujón. Al fin de cuentas una serpiente era mucho más probable que cualquier otro ser entre la vegetación tupida que ocultaba el paso del agua, pero sin embargo yo nunca sentí miedo. Y sí la sentí a ella respirar débilmente en mi cuello cautivo entre sus brazos. Sentí su calidez, y me dejé abrazar lentamente, sin voltearme, conteniendo la respiración y la ansiedad por descubrir su rostro. Me levanté; nos levantamos. Creo que pasamos horas contemplando el río, oyendo el débil sonido del paso del agua. En una tarde que duró muchas tardes, caminamos en silencio, nos besamos sin tocarnos, nos miramos hasta perforarnos los ojos. Creo que hasta volamos, al menos yo tuve la sensación de flotar por sobre el leve oleaje que mojaba la orilla. Ella fue hada y fue sirena. Yo sentí que así debía ser siempre, que mi vida era esa tarde de otoño, que en esa aparición estaba el sentido de todo. Ella me rodeó también con sus ojos, bailó para mí, me cantó al oído las sesenta y nueve canciones de amor de Stephin Merritt. Nos leímos poemas de libros etéreos que se corporizaban en sus manos y se esfumaban cuando su voz recitaba cada último verso. Y leímos mil veces “Rayuela”, en todos lo órdenes posibles y entramos al libro y fuimos la novela. Crucé el río haciendo equilibrio en el vacío, siguiendo el camino de un invisible hilo de acero, y ella me rescató de mis pasos en falso, saltando desde un imposible trapecio, bajo la forma de la Marion de Wenders. Y ese río escondido, fue entonces el Sena y también el Spree, al menos por esa tarde. Cada hoja que las ramas nos ofrendaban caía inundando el aire de canciones, y el espacio albergaba infinidad de melodías. Se despidió como vino. Deshaciéndose detrás de mí, desatando mi cuello de sus brazos interminables, dejando una estela tibia en cada tramo de piel liberado en su adiós. Esa tarde fue la primera vez que la vi.

La segunda ocurrió en circunstancias más cruentas. Porque en esa mañana tormentosa la única duda de mi destino estaba entre las olas rompiendo furiosas contra los murallones de la costanera y las ruedas de los camiones que atravesaban la avenida. Apareció como si me viniera siguiendo desde siempre, como una sombra que en su soberbia osaba ponerse a la par mía. No me atreví a voltearme, pero la repentina seguridad que me invadió no hizo otra cosa que entregar mi mano a la suya, y dejarme guiar como un infante aferrado a una soga deshilachada. No hubo música ni palabras en el segundo encuentro, sino un saludable y placentero silencio que borró la tormenta encerrada en mis entrañas, y que se correspondía en los rayos atronadores que caían en donde el río se mezclaba con la bruma espesa. Vació el aire de mis pulmones y les devolvió el brío con un hálito de brisa marina. Caminamos por el asfalto resbaladizo, haciendo equilibrio entre los vehículos apresurados que nos atravesaban como fantasmas. Nos suicidamos una veintena de veces y resucitamos juntos, más veces de las que morimos. Me quitó la piel, recorrió los ondulados caminos de mis músculos con la yema suave de sus dedos; sanó heridas que yo creía ya sanadas, y me la devolvió suave y rejuvenecida. Me rescató de mil abismos a los que me invitó a saltar, y en los que me acompañó en cada caída. Nos ahogamos en todos los ríos y los mares. Juntos nadamos la muerte y respiramos la vida. Cubrió mi rostro con barro y me moldeó de cientos de formas diferentes, hasta que sus trabajosos dedos consiguieron cincelar una sonrisa. Recortó de mi memoria unos cuantos sinsabores crueles, y abrió desde mis ojos un camino de luz que se fundía en el horizonte con un arco iris de colores desconocidos. Supe que se había ido cuando mi mano se sintió suelta y confiada, y los briosos rayos de un improbable sol en despedida dibujaban una sinuosa línea rojiza sobre las aguas de un río que de a poco, recuperaba su calma.

La última vez que la vi fue hace apenas unos minutos. Mientras yo empezaba a garabatear este relato, se sentó a mi lado y me habló del universo y sus misterios. De hechizos, de cierto milagros e imponderables. De trazados férreos, y sus secretas y privilegiadas excepciones. Creo que también dijo algo sobre la magia. Tomó el cuaderno en el que yo escribía y lo aferró contra su pecho. Hizo a un lado mi lapicera, y con una sonrisa sublime, me aconsejó entonces olvidarme del relato. Me sugirió dejar de lado la idea de dar testimonio de esas tardes a la vera de aquellos ríos opuestos. Si no me equivoco, en sus exhortaciones suplicantes, recurrió a la palabra inconveniencia. Pero mi oficio de escritor mediocre torna imposible el descarte de una historia que mi pobre inventiva jamás conseguiría imaginar. Así que ustedes lectores sabrán comprenderme, pero tuve que matarla.

Tomado de: http://hernandardes.blogspot.com/