sábado, 1 de octubre de 2011

Parricidio - Fernando Puga


Aquella madrugada me despierta ese llanto que no puedes contener por más que quieras. La puerta entreabierta deja ver la imagen en la luna del espejo y reparo en las marcas de tu espalda, en él que levanta el puño y su cara desfigurada, él que golpeará de nuevo. Lo maté tantas veces desde entonces, pero no muere ese cuarto donde empezó mi vida y terminó la tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada