martes, 4 de octubre de 2011

Mudanza - Anna Rossell Ibern


De su nueva ubicación le sorprendía el eterno silencio, roto sólo por esporádicos golpes de martillo y algún ruido poco duradero de pico y pala trabajando la tierra. Después reinaba otra vez la calma más absoluta, a pesar de la elevada densidad de población. Aún no había podido acostumbrarse a ello desde que había muerto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada