viernes, 20 de mayo de 2011

Desastre interrumpido – Sergio Gaut vel Hartman


El terremoto había sido devastador. Miles de edificios se derrumbaron, aplastando a decenas de miles de personas. La mayoría de los sobrevivientes, asustados y muertos de frío, no esperaban que la ola mayor del tsunami fuera algo tan pavoroso y fueron incapaces de ganar las colinas para ponerse a salvo. Pero a esas colinas, aisladas, rodeadas de agua, como islas siniestras y abandonadas de la mano de Dios, nunca llegó la ayuda que esperaban y las desgraciadas víctimas del desastre no tardaron en padecer dos nuevos flagelos: las enfermedades y el hambre…
—¡Aldo! Basta ya de mamarrachear ese cuaderno y vení a tomar la leche.
—Sí, mamá.

Sergio Gaut vel Hartman

1 comentario:

  1. alguna vez mamá entenderá que no son mamarrachadas
    muy bueno.

    ResponderEliminar